Mi muñeca Nancy

Nancy

Continuamos hablando de las búsquedas en todocoleccion. Anteriormente le tocó el turno a Marisol, pero ¿os gustarí­a conocer cual es la palabra más buscada en la web?

Pues no es otra que Nancy. La muñeca que formó parte de toda una generación de niñas y que, aún hoy, la guardan con un cariño muy especial.

Y la muñeca no es lo único que triunfa en todocoleccion. Aparte, existe todo un repertorio de vestidos, accesorios, catálogos antiguos, etc. que son el complemento perfecto para obtener una colección a la que no le falte de nada.

Por último, y para transportaros por un momento a esa generación en que empezamos a conocer a Nancy, os dejamos este anuncio de la época:

¿Qué recuerdos tienes de tu muñeca Nancy? Queremos que nos los cuentes en los comentarios del post.

3 pensamientos en “Mi muñeca Nancy

  1. Hola todocoleccionistas”¦o todocoleccioneros”¦habrí­a que buscar una”¦jejeje
    La Nancy”¦que decir de esta muñeca que tantas niñas pidieron a los Reyes Magos”¦que tantos padres, tí­os y abuelos regalaron el dí­a de la primera comunión”¦
    A mí­ me pillo un poco tarde y que tampoco fui una niña de muñecas aunque de todos modos mi época “nancyera” me llego en el 2002.
    De repente habí­a algo en internet que las volví­a locas”¦Nancy! Y claro con ella todos los complementos.
    Que tiempos, como quise a esta muñeca. No os lo podrí­ais creer si os contase como subí­an las subastas. Como detalle os diré que vendí­ la gabardina de la niña, la negra de charol con pañuelo de pico bastante mas cara de lo que he pagado por una este invierno”¦una para mí­! Pero no creas que el modelo”¦creo que era el mismo.
    Una de las cosas que mas me llamaban la atención de la ropa de Nancy era que se podí­a encontrar a tamaño normal en cualquiera de las tiendas dedicadas a los jóvenes, sobre todo en esa que empieza por Z. Yo buscaba como loca los trajecitos que mi sobrina usaba.
    Este año he ido a cotillear que es lo que se maneja de cara al verano y”¦y niñas”¦podéis encontrar algunas prendas que nuestra querida Nancy ya se puso a principio de los setenta.
    Un lujo de muñeca.
    Fuera bromas”¦en esa época conocí­ a varias coleccionistas de Nancy y os aseguro que todas tení­an algo en común”¦eran encantadoras”¦ahora lo siguen siendo pero”¦ya tienen niñas que también están encantadas con la colección de sus madres.
    Un saludo. Marixa

  2. MI Nancy negra:

    Se dice que el ser humano pasa la mayor parte del tiempo presente, pensando en el pasado. Alguno de los famosos libros de auto-ayuda afirman, con rotundidad, la importancia de vivir el presente, el aquí y ahora. Otros muchos gurús se aventuran a decir que el pasado no existe, que el tiempo es irreal, una ilusión.
    Ante tales afirmaciones se me plantea una duda: Si es verdad que no existe, ¿Cómo es que nos asaltan tan a menudo, recuerdos que nos emocionan? Hoy, un día cualquiera en un lugar cualquiera, de regreso a casa, tras una sesión matinal con café y amiga, de repente un recuerdo de mi infancia ha aflorado desde lo más profundo de mi subconsciente…

    Soy de la generación de la Nancy, esa muñeca que nació en los años 70 y que ocupaba la mayor parte de los juegos de las niñas de entonces. Era rubia, con ojos color miel que se abrían y cerraban al tumbarla o ponerla boca abajo. Con proporciones equilibradas, una melena larga y sedosa que todas envidiábamos y a la que aplicábamos nuestras dotes de peluquería; Unos vestidos de chica, que para aquel entonces, cuando para mí el océano todavía era un charco, simulaban los de una diosa. ¡Seguro que os acordáis de la vuestra!
    La primera que tuve me apasionó. Me la regaló mi hermana que vivía en Alemania y que cuando venía al pueblo lo hacía cargada de regalos para todos. Saber que ella iba a llegar creaba en mí una especie de alegría expectante que no me dejaba dormir en toda la noche. Tenía ganas de verla, pero en el fondo y haciendo gala de ese egoísmo inherente a la niñez la razón de mi nerviosismo e ilusión eran los juguetes que ella me traía.

    En aquel entonces no disponíamos de muchos juguetes, así que cuando la tuve por primera vez en mis manos, me pareció tan guapa y con tantos vestidos… Todos tan bonitos que pasábamos horas juntas, jugando, disfrazándonos, saltando…

    http://yaivi.blogspot.com/2010/05/el-post-de-teresa-mi-nancy-negra.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *